Con muchísima frecuencia contactan con nosotros personas que desean hacerse su propia sesión de fotos pero que finalmente se echan para atrás o dudan de si hacérselas alegando que «yo no soy como esas chicas que salen en tus fotos».

Si una cosa hemos tenido clara siempre en el estudio, todo el equipo absolutamente, es que no hay modelos de primer y segundo grado en lo que a nuestro trato y dedicación se refiere. Luego el mercado colocará a cada una en su lugar según las preferencias (que podríamos hablar mucho de esto ya que el mercado publicitario necesita absolutamente de TODAS las modelos), pero para nosotros cada una será la estrella del día.

Así pueden confirmarlo las cientos de mujeres absolutamente normales que hemos retratado. Algunas de ellas han encontrado luego en el modelaje de fotografía o publicidad su nueva ocupación. Otras han dado auténticas sorpresas con su capacidad para posar. Cada persona que vemos por la calle, cada uno con los que tratamos a diario, tiene excelentes condiciones que mostrar. El trabajo del estudio es encontrar ese lado bueno y lograr la satisfacción del cliente. Y en buena parte de los casos, ese lado bueno es la actitud, que es la que realmente hace una foto.

Nosotros no somos una agencia de modelos, más bien somos una fábrica de momentos. Hacemos fotos, montamos escenarios, buscamos localizaciones, ajustamos tus gustos, te sugerimos otras cosas y finalmente te maquillamos, te ayudamos a peinar, a elegir la ropa, te pedimos tu colaboración, te fotografiamos, editamos tus fotos y te las damos para que nos regales una sonrisa más.

Por cierto, nos encantan eso que ustedes llaman «casos difíciles», así que no lo dudes ni un momento. Contacta con nosotros. Si no eres modelo, también eres bienvenida!

(Picando en el título del post accederás a otra ventana donde si lo deseas podrás dejar tus comentarios)